Cúrate con hierbas y espanta a los espíritus


Durante siglos, las hierbas han servido como medicamentos naturales e incluso como protección para seres malignos. De aquí que desde tiempos remotos, los jardines no fueran monopolizados por flores decorativas como en nuestros días, sino por las hierbas como el perejil, el romero y la menta. Uno de los grandes ejemplos de esto fueron los jardines del monasterio de los monjes benedictinos de St. Gallen en Suiza.

Religión, especias y dinero


Las especias y su comercialización a través de Oriente y Occidente estuvieron estrechamente relacionadas a la expansión de la religión Musulmana. Mientras crecía el consumo y comercio de las especias, el mensaje de Alá se expandía como pólvora en Occidente, que estaba dominado por el Cristianismo. Como consecuencia, los cristianos luchaban por quitarle el monopolio del comercio de las especias a los musulmanes y así acabar con la transmisión del mensaje.

El rey de las Especias: el Orégano


El uso del orégano se remonta a los tiempos del imperio Greco-Romano. Esta especia es originaria del Mediterráneo Europeo y su uso fue crucial para el tratamiento en contra de las epidemias que azotaban a Europa durante la época; era mezclado con menta o tomillo y quemado para curar, con su vapor, problemas en el hígado. En años recientes, la producción en masa de esta hierba aromática se da en California, México y el Mediterráneo.

Los condimentos y sus usos correctos


No todos los condimentos van bien con cualquier plato. Con las verduras y vegetales verdes, nada mejor que la pimienta negra, el ajo en polvo y la cebolla. El pescado también es muy versátil a la hora de ser preparado, por eso podrías combinarlo con pimienta molida, perejil, limón, jengibre, cayena, eneldo, tomillo, ajo en polvo o laurel. Para las salsas, nada mejor que mostaza, nuez moscada, perejil, ajo molido, pimienta negra y blanca.

Otras propiedades de las Especias


Las especias llegaron a ser las reinas del comercio en siglos pasados no solo por sus aromas y sabores, sino también por sus propiedades antibacterianas y fungicidas. Las especias deben sus aromas y sabores especialmente a los aceites esenciales que las componen, lo cuales en la mayoría de los casos fueron desarrollados por las plantas para protegerse del medio ambiente y de los ataques de insectos y herbívoros.

El Orégano como aliado de tu salud


Los griegos y romanos descubrieron que entre las propiedades de esta especia, se encontraba el ayudar a controlar los trastornos nerviosos. También se le atribuyeron propiedades curativas, ya que regulaba los ciclos menstruales y disminuía los dolores durante la menstruación. En la Edad Media, se le añadió otra virtud más como activador del funcionamiento del hígado.